Follow by Email

martes, 21 de febrero de 2012

LOCURAS CON LULU (TE QUIERO)

Recipiente de la base de existencias, el refugio de lo sacro y lo profano. Diez porciones de mi carne, de la más chiquita a la regordeta. No me pienses en partes, soy un todo y soy dos, ni andrógino ni loco (sólo unidades de más de uno). ¿Qué no piense en qué? Vos callate segunda parte. Las segundas partes no hablan, y las primeras sólo hacen ruido al caer contra el piso. Qué disparate.
Voy primero porque soy derecho, cuando quiero darme cuenta me pasaste. Igual no es malo ir de a dos, las nalgas son par y protegen de la eventual sodomía por parte de un enano tuerto o un ser parecido a Pikachu.
¡Viste, por tu culpa nos tropezamos! Uy, te lastimaste? Ojalá que sí, eso te pasa por querer mandarte a vos mismo. Creo que me torcí :(
Se nota que naciste inútil, por eso mamá te odia. ¿Mamá? ¿Mamá?
(...)
Y así fue como Timmy fue presidente de LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMERICA

jueves, 19 de enero de 2012

Hoy

¿Se pasó mi época triste? Creo que los escritores lo llaman período azul. Si yo fuera escritora, o vanguardista, (o si tuviera alguna clase de séquito con peso sociocultural, digamos) le cambiaría el color por uno, no se... ¿Gris? ¿O será que estoy imaginando un azul eléctrico de esos bien felices? No importa, si fuera escritora le pondría el color que dictase mi capricho del día, pero como no lo soy me limito a la nada misma, que a su vez es algo según los presocráticos que me dejaron sin dormir como un mes por allá en el 2010.
2010.
2012.
Dos años tan distintos, pareciera una vida, como si en el 2011 hubiera muerto y reencarnado un par de veces, o varios pares. No una muerte literal, sino una de esas muertes chiquitas que casi nadie ve, esas a las que llaman metamorfosis (cuando en realidad el cambio de forma es lo de menos). Y yo cambié tanto que no puedo menos que estar feliz.
Hoy me amo mucho.
Falta, pequeña, pero vamos bien.

martes, 27 de diciembre de 2011

Monstruo Insondable V

Hace mucho que no entro ¿Dónde estaba el interruptor? Ah, sí, acá.
Nada más feo que un monstruito a oscuras...
Esa frase hecha de "25 primaveras" sólo aplica a los nacidos en primavera. Yo tengo 25 años, y primaveras recolecto 24 ¿O será que hablan de la primavera en algún lugar del mundo? Yo de geografía entiendo menos que de seres humanos, así que es mejor huir del tema.
Año lindo, que dolió y fue llorado pero siempre con el porte guerrero que de algún lado habré heredado.¿Será de papá? Al fin y al cabo hay que tener huevos para ser alcohólico, drogadicto, golpeador, asesino, abandónico, ex presidiario y no morir en el intento. Sí, ya se... Fue un chiste medio feo, pero yo soy eso (un chiste medio feo). Lo bueno es que entre la confusión alguno se ríe, porque lo que más me gusta en la vida es hacer felices a las personas que amo.
Hoy puedo decir que entre los que amo figura mi nombre, en mayúscula y con una placa hollywoodense, con mis manos chiquititas de uñas pintadas en el bondi, con mis ideas locas y mis ganas de volar.
Estoy orgullosa de ser quien soy.
Estoy conforme con mi calidad humana.
Estoy dispuesta a soñar conmigo misma, dejarme jugar y terminar adonde sea.
Y sí, ¿Querés que te lo diga?
Te amo, mi monstruo. Sos lo mejor que tengo.

lunes, 10 de octubre de 2011

XVI

Amasé tus ojos cual sendos templos
te dí mi aliento por si te faltara.
Mi energía activó tu cuerpo,
robé mil plumas y te hice alas.

Lo inherente al Ser traje a tu diestra.
Y en mi diestra no quedó nada, sólo el rumor del tiempo
que algún día precisaras.

Los libros sobre alquimia,
el saber de los no sabios,
la esencia de la vida,
la risa de mis labios.

Te hice monstruo, tan fuerte y grande
te hice suave, tan insondable
te hice amor.

 Te hice arte.

Hola, Monstruo!

Hola amor, volví. Te exxxtrañé mucho, mi monstruito :)
Acá estoy otra vez, como siempre, con mil cosas en la cabeza, con mil problemas, con mil miedos... Pero también con mil amigos, mil aventuras, mil buenas ideas y mil quinientas formas de jugarme y ser feliz.
Eso, más allá de los líos de la vida cotidiana, quería contarte - contarme que el otro día me senté en la puerta de casa, pensé en mí misma, y me di cuenta de que estoy muy orgullosa.
Este año aprendí muchas cosas, me jugué más allá de saber que podría salir todo mal, me divertí, tuve muchos logros, cambié. Y me gustó cambiar. Hoy me miro y me veo distinta, más grande, con menos vergüenza y despreocupada del qué dirán. Empecé esas cosas que hace tiempo miraba desde afuera, y hoy la protagonista soy yo. La protagonista de mi vida, suena muy bien. Ya no quiero un papel secundario, quiero vivir cada día con la certeza de que YO PUEDO. Todavía falta, todavía voy al Alicia con esa máscara que tan bien me sale. Pocos me conocen, creo que es hora de ser yo, y al que no le guste que se joda.
Victoria es maravillosa, Victoria lo sabe, y los que la quieren también, el resto no importa.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Catarsis II

Ayer fue terrible, me desperté con ganas de huir a un sitio muy muy lejano. Pero no, fui al Alicia como todas las mañanas. Mis amigos estaban ahí, varios con la cara casi tan jodida como la mía.
La mía era la peor.
Salí a comprar, volví, me trepé a los andamios y fumé un habano con la mirada perdida. Yo estaba perdida también. Quise llorar, no pude. Lo intenté de verdad, pero no. No por tristeza, tal vez por bronca. No estoy triste, estoy enojada: las cosas al fin salen bien, pero no puedo disfrutarlas ¿Por qué no puedo? No se, pero quiero. Quiero estar feliz, pero todo termina resultando una carga, incluso las salidas con  amigos. Creo que detesto al Alicia, al menos hoy, tal vez mañana. Espero que no, hasta hace poco era mi amor.
Lo único que quiero es estar sola, que no me miren, que no me hablen, que no me obliguen a sonreir por las fucking elecciones, que no me quieran convencer de mis virtudes. 
Creo que quiero vacaciones, creo que quiero fumar.
Creo que todo va a estar bien, siempre me ahogo en un vaso de coca light.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Catarsis

Dejá de estar triste (idiota), tenés que hacer un parcial. 
Los sentimientos me apartan de mis responsabilidades, qué bronca! No puedo estudiar, quiero que me abraces y vos no querés. Bah, en realidad soy lo suficientemente cobarde como para no atreverme a preguntarte. No querías? Primero pensé que sí, y yo también quise. Qué pasó? Hice algo mal? Esta puta tendencia a culparme siempre, ya no me soporto más. Casi no te conozco y te quiero, poquito, pero te quiero. Te pienso bastante, hablé de vos con mis amigas, y tengo la sensación de que no hablaste de mí ni con vos mismo. 
Qué bronca.
No me querés? Daaaaaale, quereme un poquito.