Follow by Email

martes, 27 de diciembre de 2011

Monstruo Insondable V

Hace mucho que no entro ¿Dónde estaba el interruptor? Ah, sí, acá.
Nada más feo que un monstruito a oscuras...
Esa frase hecha de "25 primaveras" sólo aplica a los nacidos en primavera. Yo tengo 25 años, y primaveras recolecto 24 ¿O será que hablan de la primavera en algún lugar del mundo? Yo de geografía entiendo menos que de seres humanos, así que es mejor huir del tema.
Año lindo, que dolió y fue llorado pero siempre con el porte guerrero que de algún lado habré heredado.¿Será de papá? Al fin y al cabo hay que tener huevos para ser alcohólico, drogadicto, golpeador, asesino, abandónico, ex presidiario y no morir en el intento. Sí, ya se... Fue un chiste medio feo, pero yo soy eso (un chiste medio feo). Lo bueno es que entre la confusión alguno se ríe, porque lo que más me gusta en la vida es hacer felices a las personas que amo.
Hoy puedo decir que entre los que amo figura mi nombre, en mayúscula y con una placa hollywoodense, con mis manos chiquititas de uñas pintadas en el bondi, con mis ideas locas y mis ganas de volar.
Estoy orgullosa de ser quien soy.
Estoy conforme con mi calidad humana.
Estoy dispuesta a soñar conmigo misma, dejarme jugar y terminar adonde sea.
Y sí, ¿Querés que te lo diga?
Te amo, mi monstruo. Sos lo mejor que tengo.

lunes, 10 de octubre de 2011

XVI

Amasé tus ojos cual sendos templos
te dí mi aliento por si te faltara.
Mi energía activó tu cuerpo,
robé mil plumas y te hice alas.

Lo inherente al Ser traje a tu diestra.
Y en mi diestra no quedó nada, sólo el rumor del tiempo
que algún día precisaras.

Los libros sobre alquimia,
el saber de los no sabios,
la esencia de la vida,
la risa de mis labios.

Te hice monstruo, tan fuerte y grande
te hice suave, tan insondable
te hice amor.

 Te hice arte.

Hola, Monstruo!

Hola amor, volví. Te exxxtrañé mucho, mi monstruito :)
Acá estoy otra vez, como siempre, con mil cosas en la cabeza, con mil problemas, con mil miedos... Pero también con mil amigos, mil aventuras, mil buenas ideas y mil quinientas formas de jugarme y ser feliz.
Eso, más allá de los líos de la vida cotidiana, quería contarte - contarme que el otro día me senté en la puerta de casa, pensé en mí misma, y me di cuenta de que estoy muy orgullosa.
Este año aprendí muchas cosas, me jugué más allá de saber que podría salir todo mal, me divertí, tuve muchos logros, cambié. Y me gustó cambiar. Hoy me miro y me veo distinta, más grande, con menos vergüenza y despreocupada del qué dirán. Empecé esas cosas que hace tiempo miraba desde afuera, y hoy la protagonista soy yo. La protagonista de mi vida, suena muy bien. Ya no quiero un papel secundario, quiero vivir cada día con la certeza de que YO PUEDO. Todavía falta, todavía voy al Alicia con esa máscara que tan bien me sale. Pocos me conocen, creo que es hora de ser yo, y al que no le guste que se joda.
Victoria es maravillosa, Victoria lo sabe, y los que la quieren también, el resto no importa.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Catarsis II

Ayer fue terrible, me desperté con ganas de huir a un sitio muy muy lejano. Pero no, fui al Alicia como todas las mañanas. Mis amigos estaban ahí, varios con la cara casi tan jodida como la mía.
La mía era la peor.
Salí a comprar, volví, me trepé a los andamios y fumé un habano con la mirada perdida. Yo estaba perdida también. Quise llorar, no pude. Lo intenté de verdad, pero no. No por tristeza, tal vez por bronca. No estoy triste, estoy enojada: las cosas al fin salen bien, pero no puedo disfrutarlas ¿Por qué no puedo? No se, pero quiero. Quiero estar feliz, pero todo termina resultando una carga, incluso las salidas con  amigos. Creo que detesto al Alicia, al menos hoy, tal vez mañana. Espero que no, hasta hace poco era mi amor.
Lo único que quiero es estar sola, que no me miren, que no me hablen, que no me obliguen a sonreir por las fucking elecciones, que no me quieran convencer de mis virtudes. 
Creo que quiero vacaciones, creo que quiero fumar.
Creo que todo va a estar bien, siempre me ahogo en un vaso de coca light.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Catarsis

Dejá de estar triste (idiota), tenés que hacer un parcial. 
Los sentimientos me apartan de mis responsabilidades, qué bronca! No puedo estudiar, quiero que me abraces y vos no querés. Bah, en realidad soy lo suficientemente cobarde como para no atreverme a preguntarte. No querías? Primero pensé que sí, y yo también quise. Qué pasó? Hice algo mal? Esta puta tendencia a culparme siempre, ya no me soporto más. Casi no te conozco y te quiero, poquito, pero te quiero. Te pienso bastante, hablé de vos con mis amigas, y tengo la sensación de que no hablaste de mí ni con vos mismo. 
Qué bronca.
No me querés? Daaaaaale, quereme un poquito.

martes, 6 de septiembre de 2011

Hola

Hola che, cómo estás? Nada, todo bien. Me preguntaba si no querrías darme un abrazo, viste? Ando medio asustada y me haría muy bien. Hace un par de días que pienso en cómo me tomarían tus brazos, te imagino, te pienso. Varias veces por día, sabés? Alguna vez te habrá pasado, no conmigo, ya sé, pero con alguna. Qué te gusta? El Che? Tenés cara de que te gusta el Che. Yo te gusto? No me digas, en verdad no quería preguntar. Dejá que me de cuenta solita, escondelo en tus ojos. Son de mi color favorito, te lo dije? No, ya sé que hablamos poco, pero estoy haciendo un gran esfuerzo. Me vas a besar algún día? No es que esté apurada, pero quisiera invitarte a jugar. Sí, ya lo notaste, soy ocurrente, impredecible, medio histriónica y tres cuarto histérica, qué se le va a hacer. Para mi la vida es inquieta y me gusta andarla feliz. Te aviso, nene, para que no te asustes: todo el tiempo corro, para todas partes aunque el tiempo sobre. Es la costumbre, o el temor a la muerte, no sé. De todos modos, ayudame a correr hacia vos, que del otro lado está oscuro y hace frío. Abrigame con tu nombre.

sábado, 3 de septiembre de 2011

XVI

Caricias.
Tus ojos son caricias.
Me tocan,
me besan,
              me llevan al cielo.

Me llevan,
me piden,
              me elevan del suelo.

Versos.
Tus manos son versos.
Me incitan,
me inspiran,
                 me quitan el miedo.

Me cantan,
me invitan,
                me sueltan, me enredo.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Gracias

Qué lindo que algo tan simple me hiciera feliz... No tengo ganas de hablar de vos, ni de ponerte nombre (porque muchos pensarían que me enamoré, o que tuve una sobredosis de cine argentino) pero quiero decirte que con una simple charla me diste la plenitud que otros no lograron con todo el cuerpo.
Gracias, gracias por ser sólo eso, el punto de partida del saber que las cosas no han de ser siempre tan complejas.

viernes, 26 de agosto de 2011

Monstruo Insondable IV

Hola, está Victoria?
Sí, pero está caminando por el barrio, sin rumbo fijo, como siempre.
Le podés decir que la estoy buscando?
Sí, le digo, pero en realidad yo tampoco la encuentro.
No vive con vos?
Vivir no es igual a estar. Estar no es igual a encontrar. Nada es igual a nada, más allá de sí mismo.
Eso no es cierto, vos no hablás de igualdad sino de identidad.
Como digas, pero a Victoria no la encuentro, aunque la encuentre.
Entiendo. Si la encuentro yo, le digo algo?
Sí, decile que se busque, y que si se encuentra, se diga que yo también la busco.
Bueno, le digo.
Me dejás tu nombre? Por si la veo...
Sí, soy Victoria. Vos?
Yo también soy Victoria.
Buenísimo, si la veo a Victoria le digo que la estás buscando, y que ella, y que yo...

Monstruo Insondable III

Con música de circo de fondo, juego a creer que la vida es un rompecabezas o uno de esos juguetes didácticos que tienen colores y cositas que sorprenden todo el tiempo BUH! Sorpresa.
Y parece que lo era, porque me asusté y me cagué de risa entre lagrimitas confusas.
Siempre que me río mucho, lloro. Es como si mi cuerpo se confundiera frente a la alegría, dijera ¡Momento! ¿Qué es esto? Es alegría, señores!!!! Y tengo un montón guardada por ahí, pero la uso de a poquito porque mi economista de confianza me aconsejó reservar para el futuro en default de buenos momentos. Yo no estoy taaaaan segura, ni creo en la economía, ni en Dios, ni en muchas cosas que a veces digo creer. Pero la alegría la voy a usar toda esta noche, y si mañana no consigo, se la robo a algún buen fulano y listo.

Ella

Ella se lavó los dientes con la puerta entreabierta, yo la ví desde la cama. No era nada linda pero lo compensaba con su aire de puta parisina, con el espíritu de esos autos viejos que sorprenden por su alto rendimiento a pesar de los años de uso.
Ella no pidió nada, y lo que dió no se parecía al amor, pero no pidió y eso fue suficiente.
De pronto me detuve a recordar el instante primero en que vi su espalda, tan llena de estigmas. Su pasado de mariposa febril había cubierto su piel de líneas prolijas, producto no humano tanto como látigo - pincel de Dios. No entendí demasiado, tampoco me importó en tanto me pareció encantadora. Desde pequeño sentí deseos hacia las mujeres mutiladas, tal vez producto de un Edipo mal resuelto. Mamá también tenía marcas en la espalda, pero no tan recientes como las de ésta. Creo que Madre las trajo de su infancia, cuando nací ya estaban ahí, cómodas y arraigadas a su belleza fértil de primavera. Nunca me contó en qué ceremonia se las ganó, pero presumo que debió ser diferente a las de mi damisela de dientes ya muy limpios.
Ella se acercó a la cama y me besó con pocas ganas. Le pregunté si quería desayunar antes de irse, a lo que respondió que un café a las tres de la tarde no era exactamente un desayuno. Sonrió y se fue, diciendo conocer el camino de salida. Se fue, imagino que abajo le abrió el portero. Yo me hice dos cafés, uno para mí, y otro para mamá.

miércoles, 24 de agosto de 2011

XV

Quisiera escribirte algo, todavía no se cómo.
No hay más delicadeza,
de poesía (yo) ni un pomo.
Te rompería la cabeza,
te quitaría el aplomo
(lo tuyo no es grandeza,
son mil tripas de plomo).
Gritaría con fiereza
que sos gris policromo.

Monstruo Insondable II

De qué se trata todo esto? De fingir la sonrisa? De simular perfección? De forzar la energía? De mentirme a mi misma? No, no quiero sonreir, no quiero ser buena, no quiero que el mundo me piense una erudita, quiero ser boluda, mala y salvaje. Al fin y al cabo lo soy. No señores, no soy buena, SOY UNA MENTIRA. Soy el buzón prolijo que se compran varios tontos, soy torpe, soy fea, soy mala y te odio. Soy egoista, si digo "te quiero" lo hago para que me quieras, y con tu querer tenerte a mi merced. Quiero dominarte, quiero dominar al mundo. Quiero matarlos y quedarme sola, que las voces ajenas sean sólo un recuerdo desagradable. Quiero la satisfacción de saberlos a todos muertos bajo mis pies, apilar sus cuerpos para hacerme una escalera al cielo, y allí, tranquila y con tiempo, mirar a la luna y odiarla también. Siempre. Todos los días odiarla. Odiarla mucho, que tan bien me sale. Odiarla tanto que mi odio la reviente, que explote por el simple hecho de no ser deseada por mi. Quiero que todo me resulte obsoleto, que la realidad se desintegre por miedo a enfrentarme. Quiero ser la verdad, que la mentira sea parte de un juego dialéctico ajeno a mi interés. Si estoy sola nadie tendrá que creerme, nadie tendrá que amarme, nadie tendrá que escuchar mis preguntas a las tres de la mañana, nadie tendrá que despertarse con mi mirada impaciente. No tendrán que secar mis lágrimas, no tendrán que hacerme llorar, no tendrán que inventar chistes tontos para robarme una sonrisa, no tendrán que reconstruir mi pasado ni pelear con los monstruos de mis miedos. De pronto noté que odio tus ojos, que odio tu ser, tu presencia y esa luna que mirás mientras la odio. Odio amarte, odio tu nacimiento y tu pronta muerte. Odio tenerte miedo. Acaso te importa mi temor? Prefiero destruirte, es más fácil estar sola.

viernes, 12 de agosto de 2011

Papel

La cultura es de papel el amor es de papel la sonrisa es de papel todo es de papel la realidad es de papel ¿Qué es la realidad? Te pregunté de madrugada mirando tus ojos de papel (como diría la canción) aunque vos no seas una muchacha y yo sí según supongo "no se qué es la realidad no me rompas los huevos quiero dormir y vos tan insomne no tenemos nada en común necesito dormir y no te amo" me dijiste y yo no te entendí porque no necesito dormir tanto tanto como a tu amor yo nunca duermo y siempre te amo "el amor no existe es un invento de los cuentos de hadas para darle guita a Disney no seas ilusa y viví sólo por vos no pienses en hacerme feliz porque no te necesito" y otra vez no te entendí no porque haya crecido entre princesas sino porque creo que muchas cosas existen aunque no sean visibles a los ojos como dice el Principito y vos no serás un príncipe de nada pero tu corona metafísica es el pilar de mi existencia y aunque me ame como a nadie te amo más que a mí "no seas cursi yo te querría pero me rompés las pelotas preguntando sobre la realidad cuando sabés que yo no soy real" a lo que te dije que para mí sos muy real aunque te cueste aceptarlo ¿qué sos entonces? "No soy real sino una poesía no soy  hombre sino un sueño de papel " por lo que dejé de preocuparme y por fin me dormí ya que el sueño es real tanto como vos porque la realidad es de papel y yo te amo.

miércoles, 10 de agosto de 2011

Ruptura

De golpe todos estamos hablando de rupturas, de cómo es mejor terminar: si llorar y pedir por favor que se quede otros 15 minutos, fingiendo que le importás; si buscar la forma de dejarlo paralítico de por vida para que ninguna de esas yeguas se lo quiera coger; si mentirle y decirle que nunca lo amaste... No se, yo soy de las que nunca quiso terminar sus relaciones, soy de esas a las que dejaron sin decirles "te dejo". Qué triste que puede ser el amor, y aun así como me gusta...
Soy de las que piden poco, de las que dicen "gordo" y "amor" para convencerlo de que sea él el que se levante para hacer unos mates. Soy muy simple, con un abrazo me olvido de la peor canallada. Doy todo, siempre pienso primero en el otro y me alegra hacerlo feliz, pero cuando no lo logro... Chan! Viene doña desesperación. Me vuelvo inestable, intratable, insufrible... Odiosa, pero ¿Tanto cuesta dar amor? Amame, la concha de tu vieja ¿Tan terrible soy? No te creo, te odio cagón. Perdón, me fui de eje.
El tema es que, siendo tan fácil de amar, dando tanto y pidiendo tan poco, siempre recibo nada. De momento (perdón por las damas) metete tu amor bien en el orto, en el tuyo, en el de toda tu familia y en el del perro del vecino.
Tal vez tenga que empezar a pedir mucho, para recibir poco, que es lo que necesito para ser feliz.

martes, 2 de agosto de 2011

Criaturas

Por momentos el cuerpo ya no existe. Desaparece. 
Todo es pasión, es salvajismo, es tu aliento cubriendo mis sentidos, es el olvido de ese asunto loco de pensar y pensar (y pensar). Ya no hay probabilidades, no hay vergüenza, no hay temores. 
Sólo tus manos enormes cubriendo mi pequeñez, sendos sudores mezclándose y jurando cosas por un ratito nomás. Es sentirme segura en lo incierto, ser traviesa y querer jugar con tus secretos. 
Sos peligro, sos dolor, pero tan intenso que mi alma quiere vagar por tus sombras y llenarte de colores de adentro hacia afuera. Soy locura, soy amor. Soy joven y feliz, soy lo que te gusta. 
Tuviste muchos amores, pero ninguna como esta criatura por la que no sentís nada de nada. Te soy tan indiferente en lo cotidiano que me vuelvo indispensable en tu cama. Lo se, y lo uso a mi favor. Me desvisto lento, juego a demostrarte que si me voy no te queda nada, porque tu pasión está en mi piel, tu deseo está conmigo.

lunes, 18 de julio de 2011

AMIA

Yo tenía 7 años.
Por esas cosas de la vida no vivía con mamá, mi abuela me sacaba los piojos mientras mirábamos la tele. Su amiga entró histérica, gritando cosas que no recuerdo, cambió de canal.
Un edificio estaba destruido, yo no sabía muy bien qué era. Mi abuela nombraba a mi madre, gritaba cosas que no comprendí y dejó de sacarme los piojos. Mamá no vendría a verme ese día. Igual la veía muy poco.
Yo no entendía de menemismo, de índices de desempleo, de discriminación, ni de nada. Yo tenía 7 años, y ya había sufrido muchas cosas.
Mucha gente me explicó lo ocurrido, mamá nunca pudo. Hoy no puede, no se si podrá algún día. Ella no tenía 7 años, por eso dolió más.
 Yo crecí y fui a los actos, escuché discursos, pedí justicia. Año a año perdí las esperanzas. Hoy es la primera vez que no voy, es el año que duele más. Me pregunto qué tanto más daño nos podemos hacer, qué tan impunes pueden ser ciertas gentes y qué tan pasivos los pueblos mientras se metan con el vecino y no con el seno de sus propios hogares.
 Otra vez se vota a Macri, otra vez se odia al diferente, otra vez se ignora el dolor ajeno. Qué bronca, qué asco. Los amigos de mamá llevan 17 años cambiando afectos por tierra y gusanos.
Si el grito es igual en todo idioma, es porque el horror es universal. No entiendo por qué no estamos todos gritando. El silencio es la señal de un pueblo rendido. Pueblo mío ¿Por qué callás?

miércoles, 13 de julio de 2011

Victoria (II)

¿Cuántas veces escribí para mí misma?
Es como si tratara de presentarme, de decirme "esta soy, acá estoy".
Es como si no me conociera.
¿Me conozco? A veces creo que no. Me miro y me pierdo.
Mi laberinto está hecho de complejidades, mi centro es un castillo de fragilidad. Yo conozco mi castillo, lo vislumbro de lejos y recorro sus pasillos. Aún así, finjo no saberlo. No está, no existe.
"Yo no soy el castillo, soy el laberinto".
Mis verdades son paredes con espinas, no me toques, lastimo (no me toques, me lastimo).
No soy la doncella, eso es para el cuento. Yo soy la estructura que de tan suave lastima la piel, que de tan fuerte se cae a pedazos.
Sé hábil, seas quien seas, que bajo mi almohada guardo un mapa esperando que llegues a salvarme.

XIV

Oh! Ego mío
¿Dónde estás?
mi jardín florido.
Te perdí en aquel momento
en que llegaba el crudo frío,
si pudieran ver mi alma
abundante cuanto hastío
llorarían por mis penas
por mi orgullo malherido.
No es tan vana toda fuerza
cuando tiene un objetivo,
quien tuviera un horizonte
(ese punto tan altivo)
que curara sus dolores
repuntando el barco hundido
gritaría con loores
que otro Ego le ha nacido.

XIII

Tengo mil Edades
(las calladas, las sonoras)
te engendré en mi vientre
y cobijé tus penas todas.
Fui de fuego, de tierra.
De llanto, de oprimidos.
Fui el viento de los sueños de los niños.
Hoy soy papel, soy recuerdo
soy ideas, soy lo eterno.
Lo pensado y lo ya dicho
lo que queda del momento
esperando
aguardando
deseando
queriendo
que juntases tus objetos,
tus personas, tus atuendos
para entrar raudo en mi vientre
deteniendo al sabio tiempo.

XII

Se que voy a quererte, sin preguntas.
Se que vas a quererme, sin respuestas.
Sin idioma
sin cuerpo
sin alma.
Sin verdades
sin falacias
sin prisiones
sin principios ni llegadas.

Sólo con amor,
por hoy, con eso basta.

XI

Tantos besos bienvenidos
que se fueron sin adiós.
Tan impune, tan triste,
sin olvido.
Quisiera llorarte citando a Benedetti,
decirte que
"Tengo una soledad tan concurrida..."
Me encanta Mario
(es uruguayo, como papá)
Me encanta Mario
(siempre dice lo que quiero decir).
Igual, vos sabés,
todos mis logros llevan tu nombre.
No más besos, no más bienvenida.
Sólo el éxito que esconde el dolor.

martes, 28 de junio de 2011

X

Su sangre hizo un sendero,
sendero florido
cual mariposa de tenue suspiro.

Ríos de espasmo,
luna encriptada
noche naciente y abandonada.

Risas de llanto,
llanto de nada
cuerpo yaciente de madrugada.

Todo era bello,
Zoe se ha ido
pero ha llegado muy raudo el olvido.

"Mi canción"

(Ahavá shelí, Shirli...)
Y nos topamos con una canción que suscita recuerdos, es un momento ineludible en la vida de todo poseedor de memoria emotiva. El instante fue hoy (y también otros, pero el hoy es lo que importa). Hay un mismo tema que remite a muchas cosas, a muchas personas. Y sí, a algunos los quiero más que a otros, algunos ya no importan. Pero vos sí, vos siempre importás.
La canción me lleva a otra, y así es como noto que nuestra historia llena mi mp3 y varias cosas más. Llenás mi vida, aunque suene cursi. Es más, me atrevería a subir la apuesta al cubo y decir que llenás mi historia, mis sueños y futuro. Que llenas mis noches, que llenás mi amor.
Hoy te canto y te pienso, porque cuando me miro al espejo (hoy y sólo hoy) se que te conozco.
Sos "Mi canción", sos mi amor.

jueves, 23 de junio de 2011

El muerto

El olor a podrido me revolvía hasta lo ajeno. No había dudas, estaba muerto. Muerto y diseccionado, que era peor.
Saltaba a la vista la creatividad del artífice, el cuerpo estaba dispuesto de tal modo que invitaba a la sonrisa, al aplauso por la metáfora. Un brazo en proceso de descomposición colgando del picaporte de la puerta de entrada, como si estuviera recibiendo a la muerte... Sería digno de un cuento.
El resto era un show de tripas, las había por doquier. Nunca vi tantas, a tal punto de imaginar no un muerto sino cuatro o cinco. El aspecto de los órganos internos sumergidos en la bañadera era un tema aparte. El agua, presumo caliente en su primer instancia, les profirió ese color de alimento precocido. A mi gato le hubieran encantado, aunque probablemente se hubiera intoxicado y muerto ahí, en esa misma bañera, lo que no cambiaría la escena ya lo suficientemente bizarra.
Lo único que me llamó la atención fue la carta de suicidio. Me pregunto aún hoy si la habrá escrito con el brazo que estaba al lado de la hoja, o con el que luego dejó en la puerta. O si fue antes o después de regar sus tripas por el suelo. Qué hombre inmundo, habiendo tantas formas de matarse...

jueves, 16 de junio de 2011

IX

Sí!
Al fin un texto sin melancolía!
(ups! La nombre... Esa no cuenta)
¿Cuándo fue que me dejaron de encantar las mariposas?
Antes eran mis favoritas y un día dejaron de serlo.
Creo que por eso no me gusta Neruda.
Me recuerda ese pasado que fue feliz, pero es pasado.
Hoy el presente me deslumbra
me enamora
me asusta y me divierte.
Sobre todo me divierte, pero con esa diversión vertiginosa.
Soy posmoderna.
Nombré a Neruda, ya no es un texto sin melancolía
y el presente me agobia
(mejor me pongo a estudiar, hace rato que esto no es poesía).

Ojos

¿Nunca te lo dije? Tus ojos me conmueven. No lo tomes como un halago, en realidad me pasa con todos, sobre todo si son café. En la mirada se guardan mundos, por eso tienen forma redonda (es como si el Cosmos hubiera sido creado en base a metáforas).
Siempre se quejan de que no miro a la gente a los ojos, pero es que todos tienen mundos privados. Sería irrespetuoso de mi parte hurgar en ellos. Díganme si quieren que sea irrespetuosa, porque yo un poco, tal vez, quiero. Eso sí, advertencia obligada: el sondeo de mundos es recíproco. Quien solicite uno debe estar dispuesto a pasar del mytho al logos (lo digo así porque mis ojos hablan griego, y cambian de color).
¿Querés? ok, te doy pautas: con respecto al color, no pienses que cambian por el ánimo, es algo inadecuado para el siglo XXI. Quedate con la ciencia y no te asombres, cambian por la luz y son una deficiencia genética heredada de la migración prehistórica. 
Si querés ver en mis ojos los estados de ánimo, recomiendo lo simple: si lloro, es porque estoy triste, si los cierro es porque estoy durmiendo, o fingiendo dormir, o muerta (o pestaneando, tené paciencia). Si sonrío con los ojos es porque se me cambió la boca de lugar, o porque me convertí en un cuadro de Picasso (estoy jugando, ya vas a ver que mis ojos sonríen y que no es tan abstracto como suena acá). 
Eso sí, te pido un favor: si mis ojos no sonríen, contales un chiste de gallegos (básico, pero efectivo). Es una buena llave para entrar a mi mundo, que tiene los colores con los que dibujaría esa música rara que escucho yo...

La Puta Madre

Si hiciera una poesía ahora mismo
se llamaría "La puta madre".

Y así se va a llamar,
aunque de poesía no tenga nada.
Aunque de poesía (yo) no tenga nada.

Voy a escribir lo que salga.
Sin prejuicios, sin miedos, sin rimas
ni contar las sílabas, ni cubrirme de los golpes que siempre llegan.
La puta madre (quisiera saber vivir).
Los odio a todos
¿Por qué los amo tanto?

El Monstruo Insondable

Tengo palabras que reitero, y no estoy segura de si es un brote joven de algo parecido a mi estilo o uno de esos vicios que me asemejan a una paciente psiquiátrica. Me siento loca, enferma y loca. Hablo de la noche porque ya no es mía y de pronto vuelve, me abraza, me ama, me desnuda y se va sin decir nada. Silencio, lo que dice todo en la nada y me deja llena de gritos con color de infancia. Gritar, me hace tanta falta que no puedo hacerlo, como una especie de histeria en la garganta. Garganta, tal vez la obstruya el peso de mi cabeza, tan llena de cosas que a la vez no es nada. Absurda, vacía y llena de basura, de luz y de sombras. Es una lucha medieval en que la luz es algo tan sacro y lejano que es como si nadie pudiera verlo. Yo tengo luz, pero no pareciera interesarle a la sociedad. Varias veces la mostré, pero no fue esto suficiente para que mi ser de metro y medio valiera la pena. A la gente le gusta más mi máscara, que es la sombra bien maquillada y vestida para el show. No señores, esa no soy yo, soy tanto amor que me odiarían. Y ese es el miedo: no quiero que me odien, por eso todos los días me despierto, maquillo mis sombras y guardo mi luz en un bolsillo, por si algún día aparece un valiente dispuesto a no odiarme.

viernes, 10 de junio de 2011

VIII

En la tele muestran pavadas que nos enseñan a no sentir.
Por eso no la veo.
Por eso siento tanto.
Me duele leer a Cortázar llorando al Che.
Los siento cerca a los dos, los siento adentro.
Los siento en la música cubana y en olor del papel.
En la libertad.
En la fantasía.
En lo real.
En las ideas dichas, escritas y actuadas.
En el mundo que el mundo no está listo para ser.
Qué ganas tengo de cambiar el mundo,
de despertar abrazando lo lindo y lo bueno.
Ver al hombre hecho Hombre, qué lindo sueño...
Tengo tantas palabras apretadas que se me tensan los dedos,
tal vez sea hora de ir a dormir, para planear en mi cama ese Mundo Mejor.

VII

La materia más inmunda
vomitando ironía,
poseés muy pocas cosas
salvo amplia osadía.

Te reíste de las flores
me quitaste mi asilo
te bañaste en loores
con mi reseco suspiro.

No tiene caso llorarte,
esto no tiene sentido.
No tiene caso soñarte
con inaudible quejido.

sábado, 4 de junio de 2011

VI

Cada beso es un mundo
un mundo chiquito
pero abarcativo
como un abrazo a la vida de todos.
El otro día recibí uno vacío
no tenía ningún mundo
o tenía uno y no lo vi,
o no quise habitarlo.

V

Quiero llorarte y no te puedo.

Se me obstruyen las venas con sal
y tu fantasma se caga de risa.
Perdón por ser grosera,
hace un rato extravié mi princesa.

Quiero llorarte y no te puedo.

Mi belleza se hizo vulgar
me siento asqueada de no se qué.
¿Viste cuando querés escribir y no te sale?
Ya no te lloro ni con letras.

Quiero llorarte y no te quiero.

martes, 31 de mayo de 2011

No le quiero poner título, estoy enojada.

Sí, loco...
¿Qué te importa?
Soy judía.
¿Te da envidia? Tengo Historia.
No como vos
viejo imbécil
al menos fingí respeto.
Elegiste el peor insulto,
con las raices no se jode.
¿Son de acá tus abuelos?
Matate judía.
Matate vos, yo elijo vivir.

Paula

Intenté escribir cómo te imagino. Con dolor noté que no puedo darte forma.
¿Cuántos años tendrás? ¿Doce? Ya ni se.
Nunca te vi... Me hubiera encantado, al menos ya no serías otro espacio vacío. Quisiera tenerte en mi memoria, aunque sea un poquito.
No puedo decirte que sos importante, porque tu mundo hoy es otro.

Ojalá la duda te lleve a casa.

viernes, 27 de mayo de 2011

A Jai Rojel Lev Salman (mi amor)

No me vieron nacer,
mas yo los vi en tus ojos
aunque cerrados en sueño
llamando a tu madre al escondite.

Ya no hubo madre, ya no hubo muchos.
Ya no hubo nadie.

Hubo, sí, olor a muerte
carne pudríendose en pilas
en mil calles precarias.
Entiendo tus gritos de noche, hoy sí.

Hoy te entiendo y te amo más
te amo con horror, te amo con pena
te amo con la nostalgia de haber perdido a quien perdió todo,
y sin embargo me tuvo.


Ya no hubo madre, ya no hubo muchos.
Pero hubo lo nuestro, y fue grandioso. Gracias. 

Un 28 abatido

Otra noche igual, tipeando tarareo un tanguito de esos que improviso con el alma.
No es fracaso, sólo consciencia de ver al camino absurdo y al tiempo tirano cuando soy una puta demócrata.

Lo comento:
Hoy envejecí diez años.

Me voy a dormir, a ver si mañana me levanto tempranito y decido qué hacer con mi senectud...

IV

Tu espalda, tan sencilla,
la Historia cotidiana.
Tus manos son de arcilla
el trabajo, la mañana.

Tus ojos son verdades
de íntima paciencia.
Tu boca es tanto sabia
cuanto juega a la prudencia.

Tu cuerpo, todo un Todo,
esa suma de las partes.
Y mi cuerpo, aunque otro
cero de tus seis mitades.

martes, 24 de mayo de 2011

A R.D.

Camaradas: habéis de saber que tengo un pájaro azul en el cerebro, por consiguiente...
Rubén Darío

Hace un instante leí un poema de Rubén Darío (no el que cito, sería demasiado obvio, sino otro) y noté un especial énfasis puesto en ciertas palabras, palabras que usé hoy para escribir. Me siento unida a la Modernidad de pronto, más bien a su nacimiento. Más bien a él.
Recuerdo nuestra primer noche de amor: "A Colón" le pusimos, y sentimos lo mismo.
Hoy quiero soñarte para decir cuando amanezca "¡Oh inmenso azul! Yo te amo"

III

Tu aliento
el viento que llena mil pueblos
es lo cierto
es lo justo
es lo ameno
la razón primera de todo
es la tierra
es el polvo
es el tiempo.

No dejes de respirar,
que mis aves ya no alzan vuelo.

Victoria

La carrera es frenética corre corre hacia la nada y no le importa porque sabe que en algún momento va a tener que detenerse contra algo porque algo tiene que haber salvo que sea lo único de este vasto vasto mundo cosa improbable pero hasta ahora no se choca contra nada corre corre de pronto la pared corre corre cree que se choca pero no porque no existe corre corre la carrera y nadie la frena aunque ella quiera por favor ayuda que alguien me llame.
Victoria.
Pero esa voz no existe y la carrera sigue en silencio.........................

II

Roberto
Si fuera hombre, sería Roberto.
Uno de esos cualquiera, sería camionero.
Un camionero poeta.
Eso no es un cualquiera, 
un Roberto poeta no es igual a un poeta Carlos
y menos cuando Roberto es tan Victoria
y ser Victoria es algo tan importante.
Esta es la lección de hoy:
Ser Victoria es tan hermoso que la poesía sale
aún en el cuerpo de un Roberto.
De cualquier forma, una Victoria hace de lo común algo más bello.
Si fuera hombre, sería Victoria.

I

Miré a través del vidrio y allí estaba,
tu risa pueril cargada de oasis.

Me sumergí en tus aguas, que se hicieron lodo
ensuciando mi piel con la alegría
de tus pocos veranos.

No lo se.
Si el tiempo es oro te lo regalo,
yo siempre fui pobre y no tengo pretensiones.

Dame algo que tenga valor
pero que sea de tus manos.

Alejandra

Cada palabra dice muchas palabras.
Alejandra
dice en la noche, en el bosque
en el poema.
En el silencio. 
De tan necesario se vuelve obsoleto.
Quiero salir a la calle
desnuda
a gritar, palabras:
Dicen muchas palabras.
La gente te oye más si estás desnuda, nena
pero escuchan otras cosas
vos gritás incoherencias
y tenés la mente preñada.
A nadie le importa tu ideología, porque al fin y al cabo
no sabés ni en qué creer.
Mejor, piba
desnudate y no digas nada.
Las palabras tienen muchas palabras
pero tu cuerpo joven les quita la voz,
porque no sos Alejandra.



Si supiera escribir...

Si supiera escribir, te haría una poesía
pero no se, qué pena...
Tengo un error de ortografía cada mañana
y eso que paso las noches inmersa en la RAE.
Será que me equivoqué.
RAE. Rara, Atroz, Enferma.
Así no te puedo hacer una poesía
una de esas lindas
que suenan románticas con cualquier acento.
Con chileno, con paraguayo.
¿Alguna vez te hablé en chileno? Sí, recuerdo tu risa.
Todos ríen.
Ojalá rías el día que te haga una poesía,
pero ahora no.
Todavía tengo que aprender a escribir.

Vení

Ansiedad. Ansiedad. Ansiedad.
No se de qué.
Ansiedad. Repito palabras mariposas negras
mientras todo se pudre, todos se pudren, me pudro Yo. Yo.
Ansiedad.
El ritmo frenético me seduce
me quiero enamorar
lastimarte y romperte en pedazos
dispersar tus segmentos por el mar.
Ansiedad. No se de qué.
Tengo odio disfrazado de amor
contradicciones en cuatro idiomas
un laberinto circular sin entrada
una sociedad ágrafa hecha de letras.
Tengo ganas de tu abrazo,
tenerte cerca y matarte.
Despacito, como me matan siempre,
cada vez que soy buena.
No me hagas caso, soy una sofista.
Vení tranquilo, abrazame,
voy a dejar que me lastimes.

sábado, 21 de mayo de 2011

Es

El mundo es un conjunto de mundos. 
Y mi mundo vaga de conjunto en conjunto, porque no soy ni conjunto ni mundo. Ni conjunto mundano. 
Soy algo que es, como todo, pero de manera diferente. Algún día, tal vez, sea uno de esos tantos mundos y elija mi conjunto. 
Para ese entonces, ya no podrán reconocerme.

Noche

Realmente no se qué escribir, el sueño huyó hace rato y el aburrimiento me desespera. La noche antes me sentaba mejor, ahora es melancolía y no tengo ganas de seguir.
Poseedora de una mente en blanco pero asqueada de colores, miro a mi alrededor buscando inspiración, pidiendo ayuda. Me invade la contaminación visual, y aún así no puedo ver nada. No tengo ganas de ver, parece.
Si quisiera, sería fácil, con sólo una llamada. A vos o a esos tantos vos que andan por ahí. En mi vida son todos igualmente anónimos. No me importan (perdoná la crueldad) ni un poquito.
La indiferencia llega después del enojo, de la tristeza, pero con blancos diferentes. Es eso, te doy indiferencia porque mi Eros se escondió bien adentro para secar sus venas, bien bien secas y sin gritar. Pobre Eros, cierro los ojos y lo veo vomitando un Thanatos no tan freudiano pero más mío. Que no me hablen de las pulsiones, el inconsciente parece más ordenado que la realidad, ahí hay equilibrios, sistemas e interjuegos. Acá todo es arbitrario.
Los Minotauros de mi ciudad usan jeans y van por calles rectas, pero aún así me pierdo porque mi Ariadna se fue a comprar algo al kiosco. Debería avisarle que se inventó la moneda, pero no tengo ganas. Me voy a dormir, que se joda por anacrónica.
Buenas noches, Victoria (no a mi, sino a vos). Buenas noches.

viernes, 20 de mayo de 2011

Tercer ojo

Hoy me compré un tercer ojo, estoy emocionada. Tardé seis meses en ahorrar la suma, no tan elevada teniendo en cuenta el valor intrínseco de tener tres ojos cuando todos poseen dos.
Un escalón más.
Soy de la élite ocular.
Lo que todavía no se es qué puedo hacer con él. De hecho tampoco se qué es un tercer ojo, tendría que replantearme mi posición de víctima sumisa frente al Monstruo Marketing. Por suerte cuento con internet, la Madre Sabia del siglo XXI.
Madre, dime tu verdad:
"El tercer ojo, llamado también ojo de la visión etérea simbolizado en el cuerpo del unicornio (su cuerpo representa el cuerpo astral), es a veces activado por el delirium tremens de los alcohólicos, permitiéndoles ver los seres del bajo astral, y también se suele activar en niños menores de 7 años que a veces hablan de duendes y hadas."
¿De veras, Madre? No estoy segura de haber querido comprar esto, ahora al ponérmelo me relacionaría estrechamente con los alcohólicos y los niños de 7 años, o lo que es peor, con alcohólicos de 7 años, que hasta donde entiendo es ilegal y conllevaría inconvenientes que no considero de buen gusto desarrollar aquí. 
Con los unicornios y las hadas no tengo molestia alguna, pero los duendes son un ítem aparte. Todo quien me ha tratado brevemente conoce mi aversión hacia la gente de baja estatura, pseudo hombres como les digo yo... No son aceptados por el mercado, ni por la moda europea, ni por ninguno de esos anónimos que deciden las tendencias culturales de las clases superiores. Además se los relaciona con seres de dudosa existencia, como el señor obeso que se abriga en verano por algún motivo que sólo Hollywood y Coca Cola conocen, o la señorita del bosque que acepta manzanas de desconocidos... Creo que esos no son duendes sino enanos, pero para el caso es igual, chiquito es sinónimo de indeseable. Rechazado. Repugnante.
No, no tolero a los duendes, no quiero mi tercer ojo. 
Madre, ayúdame. 
Si no es élite ocular, que sea otra élite. Tal vez la cultural, tal vez la social.
Tal vez, el papel higiénico. Al fin y al cabo, no todos lo tienen...

domingo, 15 de mayo de 2011

Niké Singa

Hablaste de iluminar mi camino, del canto del mar...
A veces la luz no alcanza, aveces la voz del mar no canta nada
a veces son sólo gritos
a veces es silencio
tal vez no se trate de nombre, ni de cantar
sino sólo de estar ahí, esperando a ser nombrada
y así, poder nombrar
eso es el amor, el encuentro de dos voces
No me hables de Andro y Ginos mientras sangro en lo abstracto
No me digas que la única derrota es la muerte
cuando hoy desperté sin vida.
Te regalé ese poema de Alejandra
"Dile que los suspiros del mar
humedecen las únicas palabras
por las que vale vivir"

Mis palabras, me pediste

muchas son
música, risa, amor
colores, descubrimiento, lucha
abrazo, madrugada, caminata, juego.
Arte.
Me dijiste Niké, te dije Victoria y te enamoré.
Hice trampa, no me culpes
no intento lastimarte, sólo huyo del dolor.
Derrota, dejame en paz,
la noche es larga y ya nada me convoca.
Te estoy haciendo una poesía, León
no tiene métrica, te dije.
Es más libre.
Y a vos te pareció algo justo, qué alegría.

Revolución

Las 3:00 am y el despertador suena, estoy exhausto... Unos minutos más. 3:15, 3:30. Llego tarde.
En Canning y Corrientes a las 4:00, alguien debería decirle a Pedro que Canning no se llama Canning al menos desde que tengo noción de las calles. No es importante, de todos modos llego tarde, me voy a bañar.
El agua está fría y la calle seguro que está peor, todavía es de noche. Al menos me bañé a la velocidad de la luz, 3:45 y contando. No encuentro las medias, desde que Marina no está no encuentro nada (tomando la nada en su sentido más amplio). Qué más da, 3:50. Me voy sin medias y con el pelo mojado, tendría que ir a lo de Manolo a que me corte el pelo, estoy desastroso como pocos.
Corro las cinco cuadras que me separan de la esquina establecida y a lo lejos veo a Pedro, impaciente. Exagera, son las 4:05, no es para fruncir el ceño de esa manera. Me dice que llegué tarde, no le respondo. Silencio, caminamos hasta el bar San Bernardo sin mirarnos. Entramos, Claudio y Fernando juegan al dominó con una concentración admirable.
No tanto Claudio, pero Fernando es un hombre muy mental, me contó que es oriundo de un pueblucho cordobés, de esos que son discriminados por la memoria y muchos más. Un erudito, Fernando. Un erudito de pueblo, un renegado en busca de un futuro sino mejor, más emocionante. Y a mi me emociona verlo, tan concentrado, y él lo sabe. Me mira, me sonríe, me da el sobre, sigue jugando, me ignora. Me sorprende que no haya saludado a Pedro, que no lo haya mirado, ni nada. Igual, lo importante es el sobre y está en mis manos, que para el caso son las de Pedro también, y Pedro lo entiende. Por eso no intercede, por eso no frunce el ceño, por eso no mira. Ni nada. Al fin y al cabo, todos queremos la misma revolución.
Salimos del bar, silencio otra vez, no es seguro abrir el sobre en la calle ni en mi casa, donde las paredes oyen y Marina ya no oye nada. Vamos en taxi hasta lo de la tana, doce con treinta y dos, paga Pedro porque yo no tengo un peso.
La tana nos recibe ansiosa y con mate. Mate, en ese momento pienso en todos los tanos que toman mate y luchan por hablar en un porteño más o menos, y me da ganas de escribir sobre la violencia simbólica que Europa nos viene metiendo en el upite desde fin del siglo XV. Qué gracioso pensar en lo del mate, que sería algo así como una revancha de significados, cuando de momento gestamos una revancha tanto más cercana a lo real. Ni se imaginan...
Va a ser tremenda, va a ser palpable, el viento va a cantar un himno nuevo y la libertad ya no va a ser una utopía literaria. A Marina le hubiera encantado, lástima.
Le doy el sobre a la tana, le tiemblan las manos. Nos sentamos en algo que hace tiempo habrá sido un lindo sillón y el mate pasa a manos de Pedro. Abrimos el sobre, leemos. Las letras se unen para decir lo que queríamos leer, después de tanto tiempo, tanto esfuerzo. Tantas firmas ahí, ya no estamos solos, revancha real, revancha tremenda. Sobre todo ahora, que lo sabemos: somos la vanguardia, los que tienen una idea clara de lo que está pasando. Hablamos y fuimos oídos, todo va a ser diferente ahora que el pueblo latinoamericano, en una simple carta, manifiesta su adhesión al proceso de disolución de demagogia. El pueblo no puede más, ya no tolera. Ya no se aguanta esta pseudo democracia, nadie en Latinoamérica la tolerará más, el grito del oprimido va a ser el asesino del modelo maldito. Ya no más.
Quienes lograron quitarse la venda de los ojos están con nosotros, el resto es cuestión de tiempo y paciencia. Es duro no poder ver el mundo, vivir en la mentira que suplantó los espejitos de colores por la playstation y no se cuántas pavadas más.
Falta poco, ahora el tema es decidir el modo, si con armas o con libros. Yo siempre elegí los libros, no creo en las revoluciones armadas. Fernando y Claudio están conmigo, la tana y Pedro tienen un arsenal por si acaso.
De momento lo dejamos ahí, lo importante es que somos muchos y que el proyecto se ha puesto en marcha. estoy feliz, viva Latinoamérica. Mi casa está tan vacía, me voy a jugar al dominó.
Viva la revolución! Viva Marina! Viva la revancha...

jueves, 5 de mayo de 2011

Argentino

Con cuerpo de viento vuelo, 
por tu espalda  Mendoza. 
Tu cintura hecha Pampa
de poesía, de prosa.

Beso Labios del Estero
y me meto en tu Jujuy,
mi Córdoba romancero,
te amo de norte a sur.

Alzá tus brazos Misiones,
porque me quiero envolver.
Hacé de mí tu bandera
ayudame a florecer.

Tus dos pies Tierra del Fuego 
están hoy en mi memoria, 
posados sobre los míos
ambos somos Patagonia.

Quiero que me hagas tuya,
ser tu princesa hecha luz,
ser hierba, aire de campo,
cordillera y magnitud.
Quiero ser eterna noche,
tu lujuria y tu quietud.

sábado, 30 de abril de 2011

Poesía (para la revista La K-berna)

Es curioso que a pesar de haber pasado tantos años entre artistas, nunca me hicieran esta pregunta.
¿Qué es la poesía?
Preguntó un fulano con errores de ortografía.
Al principio elegí no responer, plena época de interrogantes inconclusos. No más, desde hoy certezas.
Mentira, una pregunta es una pregunta y las certezas están en el nivel 14. Será para otra vida.
Mejor a buscar.
¿Qué es la poesía?
¿Qué es? ¿Poesía? ¿Qué poesía es?
La poesía. La poesía es.
Es subjetiva, es objetiva, es.
Pasional, melancólica, pequeña, abismal. Fría tibia caliente.
Cercana, lejana, más o menos, neutral.
Es para uno, es para todos.
Una porción del mundo, una totalidad.
Es lo brindado, es lo egoísta.
Es amor, es odio, es calma. Es tempestad.
Hombre mujer andrógina tolerante tirana paranoica llena vacía.
Es algo que brota de las venas, es algo externo que se mete bien adentro, bien adentro. Del alma. Del cerebro. Del corazón. Del pie derecho con el que se levantan a la mañana algunos diestros.
Poesía es ideología, o no. Es política, es moda, es vanguardia, es naftalina, es un grito de silencio lleno de guerra y paz.
Poesía. Poesía es.
¿Eso es poesía?
No.
Poesía es poesía, así de simple.
¿No te convence mi respuesta? Te regalo la pregunta entonces.
¿Qué es la poesía? No tengas miedo de buscar.

martes, 26 de abril de 2011

Amame

Besame fuerte, tengo miedo.
No me sueltes aunque lo pida,
que mi vestido se cae solo.
Aunque lo niegue es pudor,
nada más.

Abrazame toda, que soy chiquita.
Mostrale al mundo que soy frágil,
que me rompo, que quiero hiur.
Cuidame en tu abrigo,
que la noche se vive en mí.

Acariciá mi piel, deseame.
Memorizá mis lunares
porque llevan tu nombre.
Hasta los que no conocés.
Los que desconozco.

Amame como un loco, no temas
que para temor estoy yo
y mi vestido se cae solo.

11:11

Siempre tuve una relación extraña con el reloj, fue mi secreto durante años. Un día en un restaurant vegetariano decidí que, al fin y al cabo, no era algo tan grave. No hay que ocultar lo que uno es. A lo sumo alguien se  puede asustar, pero la gente se asusta de todo hoy en día. Yo me asusto de todo, bueno, ya no, pero me asustaba. Hoy tengo menos miedos, sobre todo al reloj, que antes era mi secreto. Hoy no lo es.
Las 11:11.
¿Cuándo fue la primera vez? lo recuerdo bien, las 11:11 se cargan cada vez de más recuerdos. Son mi momentoespecialentretodaslasformasposiblesdelreloj. Me gusta, sí, me gusta. No se bien qué, hasta hace poco me conformaba con menos cosas que me gustaran, hoy tengo que compensar. Aquel día no eran las 11:11, pero lo fueron antes y después. Lo fueron cuando tomaba mate y nombraba cosas que no quiero escribir, aparecieron con amigos, con mi madre, en soledad. Con la soledad.
Am, pm, am, pm... y así.
Ya no son las 11:11, pero lo fueron, hace no mucho. Te hablé pero no te conté mi secreto del reloj, no aún, pero lo haré.

sábado, 23 de abril de 2011

En conjunto con mi Carla - Alejandra (de tu Alfonsina)

Soy una porción de tus partes, la porción más deliciosa
Soy una caja que guarda tus enteros,
Soy la trampa de tus soledades
La trampa más retorcida
La trampa más osada
Soy la grasa, el aceite de tu boca
Soy la manzana podrida que te encanta comer
Y pienso provacarte una explosión espiritual, porque te gusta,
Porque el dolor te excita
Porque buscas olores repugnantes
Me pedís que te vuelva loco
Y yo soy una enferma enfermandote el alma
Porque la enfermedad es lo que une nuestras almas para siempre

Ensayo sobre la culpa

Tan cerca, tan lejos, tan cerca ¿es mi culpa? Es mi culpa. Me lo dicen siempre, lo oí de chica, lo supe desde antes de nacer. Todo es mi culpa, mi enorme responsabilidad: la culpa es la porción del mundo que no puedo compartir con nadie, el sitio en que estoy irremediablemente sola. Culpable y sola. Sola por siempre.
Lo tengo incorporado, lo recuerdo en mi casa, en el trabajo, en mi ocio, en mi cama. En mis sueños soy culpable, en mis sueños nadie me ayuda, ni me quiere, ni me entiende, ni me escucha. Porque soy culpable, simplemente.
Al crecer sabiéndome culpable no logré dejar espacio para el amor, porque el culpable está solo y no ama, y si ama no puede ponerlo en palabras, y lo que no tiene su correlato hablado es un fantasma que vaga en el metro cuadrado privado y no se puede mover de él. Meterse en el metro cuadrado de un otro implicaría darse a conocer, y los culpables- solos no tienen permiso para hacer eso.
- Mamá, ¿puedo?
- No.
Pasaban los días y Roberto seguía igual. Se estaba ahogando, ya había perdido la esperanza y el asco por el vino barato. Tomaba para no pensar, no pensar en ella, que no era nadie y era el Cosmos a la vez. Eso era, la contradicción entre el todo y la nada, un ente repulsivo al que no podía dejar de amar.
De momento se limitaba a ir al chino en pijama, ya sin trabajar, sin leer, sin darle de comer al gato. Todo quedaba en un tirarse en el sofá a pensar en ella y comer esa porquería enlatada que antaño tanta repulsión le producía.
Ella no era hermosa, tenía pocas curvas y una risa insoportable. Pero Roberto la quería.
Ninguno de sus amigos comprendió cuando comentó estar en una relación con la camarera del buffet de la universidad en la que trabajaba, pero qué más da, Roberto la quería. Fea, poco inteligente, tosca, predecible. Se volvió una droga difícil de hallar.
Todo se daba tan normalmente... todo en ella era tan común que Roberto la pensaba eterna. Uu día se fue. Sin más, Roberto llegó y ella ya no estaba allí. El teléfono sonó pero no era ella. Ella nunca llamó. Llamaron del trabajo, del club de polo, los del grupo de ajedrez. No era ella, nunca era ella. Ella no llamaba y el aire se volvía más pesado a medida que la barba le crecía, desprolija como nunca.
Hoy Roberto estaba ahí, con su lata y su vino inmundo, mirando fijamente el teléfono. Ya se que no me vas a llamar, ignorante. No me vas a llamar y yo me voy a conformar con amarte entre mis cosas que ya no son tuyas. Tu simpleza es tan compleja que no vas a llamar.
El teléfono sonaba, y Roberto con su lata en la mano deseó que no fuera ella...

Para el concurso del blog Reducto 23

Pasan los días, la locura del reloj me quita claridad. Ya no puedo reconocer el momento, aquel punto clave en que nuestras almas dejaron de fluir. A cada paso que doy te veo y no te veo a la vez, los sentidos se me han vuelto enemigos y me pierdo en la ciudad. Todo es ajeno, grande,incomprensible. Me duele respirar.
Salgo, tengo cosas que hacer. No puedo, sí puedo. No. Así ya no. Y pensar que aquella vez creí que estaba ganando el juego, vida tramposa, destino ilegible. Ya no tiene caso proyectar, el día a día tiene sus encantos, al fin de cuentas nada malo puede pasar. Todo es cuestión de probar. Todo es cuestión de volar, de volar, de volar. Quiero volar. Volar con vos. Volar en vos. Tengo miedo, quiero volar.
De pronto me quedo en un rincón, oculta, chiquita. Soy espectador y el mundo sigue, no me puedo bajar ¿Qué vas a hacer sin mí, Mundo, si me bajo? No dejes que me confunda, no me dejes dar elsalto. No lo vale, lo que vale es aprender, lo que vale es soñar, soñar y buscar la felicidad. Y yo la busco, la busco más que nadie. Ese es mi modo, rodeando de llanto la carcajada me inclino hacia el abismo, miro hacia abajo, veo un punto y me lanzo a sus brazos. Brazos abiertos, aveces cerrados. Cómo duele seguir de largo y caer al empedrado, tal vez haya que calcular la variable de las ganas ajenas y no sólo las propias. Mentira, hoy quiero ser egoísta, hoy que ya no estás en mi vida y las posibilidades se potencian al cubo y no se cuánto más.
Es raro el acoso de lo que antes no existía y ahora me rodea, las palabras, las personas que salen de las alcantarillas, los proyectos, las ideas, los dolores, las esperanzas.No pudiste amarme, ya lo se, tal vez no quisiste, tal vez yo tampoco. Yo tampoco te amé. Te necesité, te dí, te interrogué, te perdoné. Me enojé, te odié, me arrepentí Y pensar que entre tantas cosas, me conformaba con tenerte. Mirá vos. Mirame vos. Yo tampoco te amé, pero te quise. Que te vaya bien.

Texto del anotador chiquito I

Tengo tanta tristeza que la confundo con odio.
Hoy no me nombrás, no me das existencia, me volvés un fantasma. Mi nombre en tus labios me da la forma, la ausencia me vuelve indefinida. Qué triste es no existir.
Qué triste es quererte.
Mi tiempo es joven pero se agota, mis agujas se derriten de tanto esperarte.
Ya no estoy tan segura de que quieras volver, ni de que mi deseo de seguir adelante sea un acto de valentía. Te quiero, te temo, te aborrezco. Te necesito, o tal vez no. Te necesito hoy.
Tu lejana cercanía me confunde y me hace débil, me hacés tan débil como siempre fui y traté de ocultar.
Ya no me nombres, yo ya no existo. Ya no te quiero.